viernes, 3 de mayo de 2013

COMBATE ELECTRICO. OTRA FORMA DE VOLAR

En esta entrada podemos ver como puede transcurrir un combate eléctrico. Aunque en esta ocasión el número de modelos en vuelo únicamente es de tres, el desarrollo de una manga de combate con aeromodelos de estas características requiere de una serie de premisas:
  • Aeromodelos: Su peso no puede superar los 450 gr. en monomotores y de 500 en bimotores. Por tanto son modelos muy sensibles al viento. Sus dimensiones nos permiten volar a reducida velocidad sin perder maniobrabilidad ni precisión en las figuras ya que la motorizazión que llevan de hasta 1450 kv con baterias de hasta 3S, nos permite salir de cualquier situación con bastante facilidad.
  • Area de Combate: La zona de vuelo también es un elemento a tener en cuenta. 50 x 50 mts. resultan un espacio reducido a alta velocidad pero más que suficiente cuando se vuela de forma tranquila. De esta manera, los combates resultan más atractivos ya que se realizan desde muy cerca, tanto de pilotos como de los espectadores. Recordar que la línea de posicionamiento de los pilotos es de cinco metros de la caja de vuelo y situados a lo largo del margen de la caja de vuelo.
Pues bien, una vez hechas estas premisas, ineludibles por el reglamento, pasemos a comentar como podria desarrollarse un E-COMBAT SCALE.

Inicialmente la orientación de despegue, por las características ya mencionadas de los aeromodelos, deberá ser a favor del viento que pueda haber y que no será nunca alto, ya que caso contrario estos modelos no pueden volar. De este modo la aproximación y acierto a la diana de aterrizaje será óptima, ya que la orientación del mismo en relación con el viento de cara al aeromodelo será de vital utilidad para el control del mismo con el motor a pocas revoluciones o incluso parado.

En cuanto al vuelo y los lances del combate simulado, puede llevarnos a tomar varias estratégias, posiblemente más de las que se vayan a comentar aquí y ahora. Por una parte, debido a las dimensiones de la caja de vuelo es absurdo volar a toda velocidad con el consiguiente peligro de pérdida de puntos por salida de la caja de vuelo, colisión por pérdida de control, descarga precipitada de las baterías, etc. Por ello, puede resultar muy interesante aprovechar las cualidades de estos aviones realizando cambios de velocidad, bien para orientarse en el ataque, bien para efectuar vuelos a muy baja altura en la huida. Recordemos que acabar el tiempo de combate conservando la totalidad de la cinta también suma puntos.

Para ejemplarizar lo comentado aquí os dejo un video de una práctica realizada estos días con tres Mustangs. Podréis apreciar que aunque no se aprecien todos los detalles del combate (la grabación se realizó con un móvil) la idea es observar que a pesar de no estar volando a toda velocidad, se trazan maniobras muy interesantes, incluso a ras de suelo. Y aunque sólo hubo un corte, los aterrizajes realizados hubieran dado al menos a dos de los participantes el máximo de puntuación. Por tanto, 50 puntos de salida, otros 50 por la totalidad del vuelo, otros 50 a los dos que no fueron cortados, 100 puntos por el corte y 150 por el aterrizaje, resulta una muy buena puntuación a la vez de una bella simulación de combate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario